Comunicado informativo COVID-19 (miércoles 22 de abril): Los datos de mortalidad de la Conca de Ódena van a la baja, y dan un apunte a la esperanza

Dimecres, 22 d'abril de 2020 a les 16:00

Desde el pico de mortalidad al que se llegó hace cuatro semanas en la Conca, el número de víctimas ha ido reduciendo semanalmente

El Servei Català de la Salut ha llevado a cabo diferentes actuaciones para gestionar la situación de las residencias del territorio

Los alcaldes y alcaldesas han aprovechado para recordar a la ciudadanía que este año se celebrará un Sant Jordi diferente, con propuestas telemáticas para disfrutarlo desde casa

Esta mañana, el alcalde de Igualada, Marc Castells como portavoz de los alcaldes y alcaldesas de la Conca, ha informado en rueda de prensa sobre los datos de mortalidad de la Conca de Ódena que, según ha explicado, presentan una tendencia esperanzadora dentro de la gravedad de la situación. Las autoridades han afirmado que estos datos se comunican bajo “el ejercicio de transparencia que hemos hecho desde el primer día”. Los alcaldes y alcaldesas han explicado que “hace cuatro semanas tuvimos el pico más alto de mortalidad en la Conca de Ódena. Haciendo el análisis de las últimas cuatro semanas vemos que estos datos de mortalidad han ido mejorando mucho”. En la Conca de Ódena, entre el 23 y el 31 de marzo el año pasado hubo 18 muertos y este 2020 han fallecido 90 personas; entre el 1 y el 7 de abril de 2019 hubo 9 personas fallecidas y este año hubo un total de 50; entre el 8 y el 14 de abril, el año pasado hubo 15 muertos, y en el 2020 un total de 40 personas fallecidas. Y entre el 15 y el 21 de abril, el año pasado hubo 8 defunciones y este año se han producido 31 fallecimientos. Según han informado los alcaldes y alcaldesas, “la progresión de la cifra de defunciones semanales es muy esperanzadora, a pesar de que todavía estamos hablando de una mortalidad muy elevada”. En este sentido, han insistido en la conveniencia de mantener las medidas de prevención y confinamiento con el máximo rigor posible, puesto que, según los datos, se ha demostrado su efectividad.

“Todo esto se añade a buenas noticias que nos llegan del hospital respecto al número de ingresos a urgencias, respecto al número de personas contagiadas y también sobre el personal sanitario que se va recuperando. Todo nos hace pensar que vamos en la buena dirección” , ha añadido Castells.

Por otro lado, en cuanto a la tramitación de las bajas de los trabajadores que no pudieron salir de la Conca a causa del confinamiento, se ha informado que esta semana los alcaldes y alcaldesas de la Conca de Ódena han intensificado todavía más las gestiones para desencallar el tema. Según ha explicado Castells, se han hecho varias reuniones con el Institut Català d'Avaluacions Mèdiques y parece que en las próximas horas la situación se podría resolver. Aún así, los alcaldes y alcaldesas han insistido en agilizar los trámites, puesto que “no podemos esperar más a encontrar una solución por este millar de personas afectadas”. Tal y como ha recordado Castells, la cuestión de las bajas para los trabajadores afectados por el confinamiento ha sido una prioridad por los consistorios de la Conca desde el primer día.

La situación a las residencias
En cuanto a la situación de las residencias de la comarca, los alcaldes y alcaldesas de la Conca han recordado un día más que el 21 de marzo, los alcaldes del territorio pidieron un plan de contingencia a las autoridades superiores para aplicar en las residencias y en las equipaciones sociosanitarias del territorio. A la vez, desde el Ayuntamiento de Igualada se han realizado actuaciones de desinfección, entrega de material y se han hecho todos los esfuerzos posibles para gestionar la situación.

Además, el 8 de abril se solicitó al Departament de Salut apoyo hospitalario a las residencias de la Conca de Ódena. Como respuesta a esta solicitud, el Servei Català de la Salut ha informado de las actuaciones llevadas a cabo. En primer lugar, se realizan visitas diarias a los residentes para control de síntomas, se valoran aislamientos y se coordinan las actuaciones sanitarias con el personal de los centros por parte del EAP Igualada Nord y un equipo de facultativos y enfermería para cada uno de los centros. También se han sectorizado por plantas las dos residencias y se han hecho higienizaciones. A los residentes, se les han hecho pruebas de PCR y se les ha suministrado oxigenoterapia, según necesidad clínica.

El Servei Català de la Salut también ha afirmado que se va recibiendo material según pedidos y disponibilidad y en cuanto al personal interno se le va dando determinaciones y se le va impartiendo sesiones de formación. A la vez, se han realizado visitas del equipo de Salut Pública y  de Médicos Sin Fronteras para revisar circuitos, proponer mejoras y aconsejar acciones. Así mismo, se ha establecido la coordinación de los equipos de atención de las residencias con el hospital para trabajar criterios de traslado. Desde las residencias se ha trabajado y se trabaja de forma conjunta con el hospital y se mantiene la comunicación constante para hacer el seguimiento de los casos más graves y valorar de forma conjunta la mejor actuación en cada caso.

En cuanto a los tests que se reclamaron también desde el primer día, desde los consistorios se ha afirmado que según la información recibida, Salud ya los ha aplicado a la totalidad de las personas residentes y que los está haciendo a los trabajadores. Aun así, desde la dirección de los centros se continúa reclamando que se administren test también al personal del SAD, servicio de atención domiciliaria, a quienes todavía no se ha hecho ningún test.

En cuanto al número de personas finadas, el alcalde de Igualada ha proporcionado información sobre la residencia Pare Vilaseca, que es la única residencia de titularidad municipal, el resto son competencia del departamento de Salut, y por tanto, el Ayuntamiento de Igualada no dispone de los datos. Según ha recordado Castells, el 9 de abril se informó que entre el 19 de marzo y el 8 de abril la residencia tuvo que lamentar la muerte de 16 residentes que tenían síntomas compatibles con la Covid-19, pero solo una de estas personas ha sido un caso que haya sido confirmado con una test PCR positivo. Hoy, se han podido actualizar estos datos. Entre el 19 de marzo y el 20 de abril, la residencia tuvo que lamentar la muerte de 30 residentes que tenían síntomas compatibles con la Covid-19, de los cuales 11 han sido confirmados con una test PCR positivo.

Los alcaldes y alcaldesas han aprovechado para recordar a la ciudadanía que este año se celebrará un Sant Jordi diferente, con propuestas telemáticas para disfrutarlo desde casa. También han aconsejado a la ciudadanía que haga las compras de libros y rosas a través de los canales de venta no presenciales de los comercios de proximidad.

Las autoridades han explicado que se prevé que mañana se restablezca el servicio de FGC entre Igualada y Martorell, afectado desde ayer por un desprendimento. Hoy se ha habilitado un servicio de autobus, que conecta Igualada y Martorell, y viceversa.

Darrera actualització: 22.04.2020 | 17:21